EXISTE UNA GRAN BRECHA ENTRE EL PAPA FRANCISCO Y QUIENES CONTINUAN SOSTENIENDO UNA LITURGIA TRADICIONALISTA

Abajo está la traducción de “Huge gap separates Pope Francis from liturgical traditionalists”by Massimo Faggioli   https://wordpress.com/post/ritebeyondrome.com/2692

Nuestro comentario sobre el artículo de Massimo Faggioli, publicado en el Global Pulse Magazine (ver link del Global Pulse Magazine abajo ):

“Apreciamos la esperanza que tiene Massimo Faggioli sobre la posibilidad de que la Iglesia del Concilio Vaticano II va a regresar.

Sin embargo ¿cree usted que en los pocos años que le quedan al Papa Francisco, le sea posible revertir “la masiva simpatía e Irénica actitud” hacia el tradicionalismo, que ha sido succionado por la población católica y transmitido en numerosas universidades seminarios, parroquias y publicaciones en todo el mundo durante los últimos 30 años o más?

Además el deceso de tantos clérigos, teólogos y laicos creyentes del Vaticano II. ¿Usted cree que podemos sentarnos cómodamente y esperar que el Papa Francisco reviva el Vaticano II… enfrentándose a un movimiento fuerte, tradicionalista, generalizado y penetrante hacia una “Iglesia más pura y pequeña?

El hecho es que el Rito Romano de la Iglesia Católica, se ha establecido como un formidable oponente al Vaticano II y a sus interpretaciones proféticas de la teología, gobierno, litúrgia e identidad católica.

Por lo tanto, ¿por qué no permitir a Roma, -el hermano mayor-, que siga siendo el guardian de la hermenéutica del Concilio de Trento, así como la representante del catolicismo institucional.

Mientras tanto, el Papa Francisco queda en una difícil posición: la de liberar al Vaticano II de las manos de aquellos que siempre verán al Vaticano II solo como una confirmación del Concilio de Trento.

El Papa Francisco puede proteger de un sisma a la Iglesia universal y bendecir las tradiciones de la Iglesia de Trento y de la Iglesia del Vaticano II, ramas “igualmente válidas aunque distintas” del pensamiento católico y de su práctica.

Esta postura sería semejante a la de “separada pero siendo una en” hermandad, como es el caso de Roma y la Iglesia Católica Oriental. Esta última tiene una interpretación menos escolástica/más mística, que su hermano mayor Romano, tanto de la teología católica, como del gobierno y la Liturgia.

Por otra parte, si el Papa Francisco muere, la Iglesia se acomoda de nuevo en su modo curial, de un catolicismo del Concilio de Trento, como si el Concilio Vaticano II nunca hubiera existido, ¿o no?

Link para Global Pulse Magazine

Muchas gracias a Luisa Maria Rivera por su traducción de este artículo!